Lecturalia

Suscribirse a canal de noticias Lecturalia
En Lecturalia encontrarás noticias literarias, reseñas y crítica de libros, novedades editoriales, artículos de divulgación y consejos de escritura

URL: http://www.lecturalia.com/blog

Actualizado: hace 28 mins 21 segs

Libros adaptados al cine para 2018

  • Como cada año, llegan importantes versiones cinematográficas.
  • Destacan títulos como Ready Player One o El hombre invisible.

Van llegando las noticias sobre los títulos literarios que serán llevados al cine en los próximos meses, y, como siempre, encontramos algunas novelas importantes, nuevas entregas de sagas importantes e incluso la recuperación de grandes éxitos que van a recibir una actualización. Con Steven Spielberg a la cabeza, secundado por Denis Villeneuve, Hollywood tratará de recuperar su trono dorado de las manos de las grandes productoras de televisión. ¿Lograrán su objetivo?

Ready Player One es un caso curioso. Hasta que se anunció su adaptación por parte de Steven Spielberg, era un libro que caía simpático. Sin embargo, a medida que su fama ha aumentado, sus detractores han aflorado por todas partes. Esta historia llena de nostalgia sobre los años 80 y 90 será uno de los grandes estrenos de 2018 y cuenta con un presupuesto impresionante. ¿Qué nos habrá preparado Spielberg?

Testigo de cargo es un relato corto de Agatha Christie que apareció por primera vez en 1948. Es una de las historias más conocidas de su autora, sobre todo tras la excelente adaptación cinematográfica de 1957 que corrió a cargo de Billy Wilder, con Tyrone Power, Marlene Dietrich y Charles Laughton. Ahora se anuncia que Ben Affleck tratará de ponerse al mismo nivel. Se espera para 2018 o tal vez 2019. Desde luego, se está arriesgando mucho.

La productora Universal sigue empeñada en recrear su Dark Universe, sacando a la luz el patrimonio que le otorgan sus grandes monstruos de la época clásica. En esta ocasión vamos a poder ver una nueva versión de El hombre invisible, obra de H. G. Wells, que estará protagonizada por Johnny Depp. Esperemos que de ese modo no siga interpretando a Jack Sparrow una vez más.

Barba Azul está basada en una novela del genial Kurt Vonnegut. La extravagante y divertida biografía del autoproclamado expresionista abstracto Rabo Karabekian está en estos momentos en preproducción, pero todo apunta a que llegará antes de finales de 2018. Una gran noticia para los amantes de la fina ironía de Vonnegut.

Todos conocemos la salvaje e incontrolada versión de Dune que firmó David Lynch. Desde entonces han aparecido versiones televisivas, además de numerosos intentos de volver a llevar al cine esta obra. Al final parece que va a ser el niño prodigio del cine actual, Denis Villeneuve, el encargado de volver a llevar a la gran pantalla una de las sagas de ciencia ficción más famosas de la historia.

La cura mortal es la tercera entrega de El corredor del laberinto, una de las series juveniles que mejor están funcionando al ser adaptadas al mundo cinematográfico. El universo creado por James Dashner tiene miles de fans y el trabajo realizado por Wes Ball a la dirección ha demostrado ser más que correcto.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey, título que será acortado en el cine a un mucho más manejable Guernsey, es un superventas silencioso obra de Mary Ann Sahffer. Esta obra amable y peculiar está dirigida por uno de los grandes artesanos vivos del cine, Mike Newel, al que muchos recordaréis por Cuatro bodas y un funeral, El amor en tiempos del cólera o Harry Potter y el cáliz de fuego, entre muchas otras.

Este listado, como siempre, es incompleto. A lo largo de los próximos meses os iremos informando de otros libros que vayan a ser llevados a la gran pantalla. ¿Cuál os gustaría ver adaptado? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Se abren las apuestas para el Nobel de Literatura 2017

  • Como cada año, Ladbrokes publica su listado.
  • Murakami vuelve a estar en los primeros puestos.

A apenas unas semanas de la entrega del Premio Nobel de Literatura 2017 las apuestas se disparan. Todos tenemos un favorito para ser el ganador de este galardón, que el año pasado se llevó, envuelto en una importante polémica, el cantautor estadounidense Bob Dylan. Uno de los listados más curiosos que aparecen cada año es el de la casa de apuestas Ladbrokes, una de las más grandes de Inglaterra.

Como es un tema de apuestas, esta casa otorga una probabilidad a cada nombre que está sonando en los mentideros de Internet, aunque es cierto que se juega, quizá, con el deseo de algunos seguidores de ver a su escritor favorito recibir la preciada medalla dorada. Si nos fijamos en los 10 primeros, encontramos grandes autores de muy diferentes nacionalidades.

En el 10 está Ko Un, poeta surcoreano que lleva varios años como candidato. No sólo ha escrito poesía, sino que ha publicado novela, ensayo y crítica. Es una de las figuras vivas más importantes de la literatura coreana y se ha destacado como activista político y social.

El 9 es para Yan Lianke, autor chino cuya carrera literaria comenzó en 1979. A lo largo de los últimos años ha recibido premios como el Franz Kafka y ha sido propuesto al Príncipe de Asturias. Es muy popular en China y en castellano podemos leer algunos de sus libros, como Servir al pueblo, El sueño de la aldea Ding o Los besos de Lenin.

El puesto 8 lo ocupa Don DeLillo, escritor estadounidense de primer nivel, abanderado de la novela posmoderna y autor de libros tan importantes como Americana, Ruido de fondo, Fascinación, Submundo, Cosmópolis o la más reciente Cero K. Quizá el premio a Dylan le quite números por no repetir nacionalidad.

En el 7 encontramos a Adonis, el poeta sirio afincado en Francia que también lleva varios años como candidato. Es una figura fundamental en la cultura del Medio Oriente, puente entre civilizaciones y con una gran calidad literaria. Quizá ya sea hora de prestar atención a este autor y a lo que defiende.

El 6 es para el único español de este listado, Javier Marías, empatado en un 10 a 1 con los dos siguientes. Poco hay que añadir a la figura de Marías, de gran predicamento en el extranjero, al que quizá sólo le falte una mayor implicación política y social para dar el perfil que exige la Academia Sueca.

Para el número 5 nos vamos a Italia, donde vive Claudio Magris, ganador del Premio Strega y del Príncipe de Asturias de las Letras en 2004, entre otros muchos galardones. Es un autor con un estilo muy personal, que parte del ensayo para bordear la ficción, como podemos ver en libros como Danubio, Ítaca y más allá, Microcosmos o Alfabetos.

En el 4 nos encontramos a Amos Oz, periodista y escritor israelí que viene sonando para hacerse con el premio desde hace décadas. Es un autor necesario para entender desde su extraordinaria visión la situación en Oriente Medio. Ha ganado numerosos premios, entre ellos el del Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Os recomendamos De repente en lo profundo del bosque, No digas noche y su última novela, Judas.

Y llegamos al 3. La primera mujer del listado. Margaret Atwood, es canadiense y una de las mejores escritoras contemporáneas. Su carrera está llena de libros necesarios, pero lo más probable es que la conozcáis por El cuento de la criada, cuya adaptación a la televisión ha supuesto todo un fenómeno. No os quedéis sólo con ese libro. Os recomendamos Onyx y Crake, El año del diluvio o El asesino ciego. Tiene muchos números para llevarse el premio, y con razón.

El número dos, que se paga 5 a 1, es el favorito del público: Haruki Murakami. ¿Tiene la obra del japonés la fuerza suficiente como para llevarse el premio? ¿Se ha destacado socialmente? Digamos que para muchos, Murakami se queda un poco a medias para llevarse el premio. También es cierto que todavía es joven, comparado con otros galardonados y candidatos. En cualquier caso, se está labrando la reputación de eterno candidato.

Y el número 1 según Landbrokes, con las apuestas en 4 a 1, es Ngugi Wa Thiong’o. Este autor keniata es una de las voces más importantes de la literatura africana, que lleva mucho tiempo fuera del radar de la Academia Sueca. Activista político, figura respetada a nivel internacional y de indudable calidad literaria, es una de las apuestas más fáciles de este año. De entre su obra hay que destacar El brujo del cuervo o El diablo en la cruz.

¿Cuál es vuestro favorito este año? La verdad es que la elección es cada vez más difícil y no aparecen nuevos candidatos que llamen la atención en los primeros puestos. Os esperamos para completar este listado, como siempre, en los comentarios.

Colaborar con otros autores da buenos resultados

  • Un grupo de escritores incrementa la audiencia de tus libros.
  • Sirve tanto para aprender como para enseñar.

Si eres un escritor amateur o principiante, te habrás dado cuenta de que es bastante difícil hacerte un hueco en las redes sociales, los medios e incluso en las librerías. A veces puedes verte como un alma en pena, predicando en el desierto mientras que otros autores, más experimentados, se llevan toda la atención. Una de las soluciones a este problema es la de formar un buen grupo de escritores para compartir las penurias de todo este proceso, y, además, salir más que airosos de él.

También es cierto que se dice muy deprisa lo de formar un grupo de escritores, pero no es tan fácil como parece. Tienes que buscar autores que escriban temáticas cercanas a la tuya, que estén dispuestos a colaborar abiertamente y que, esto es importante, exista una cierta afinidad. Es decir, que tus libros les gusten y que sus libros te gusten a ti. No hay mejor técnica de marketing en literatura que vender lo que te interesa.

Uno de los grandes problemas del marketing hoy en día es la cantidad de tiempo que tienes que dedicarle. En el caso de un grupo, esto se reparte un poco entre los miembros. Un día se habla de un libro en las redes, otro día de otro. La presencia online se multiplica y se llega a nuevos lectores potenciales, con mucho menos trabajo.

Un consejo interesante: crear una red de recomendaciones. A final de cada ebook, poned los libros de los compañeros de grupo y un enlace hacia dónde conseguirlos. Algo así como “Si te gustó este libro, te gustará…” y de esa manera crear un circuito que conecte vuestras obras con los lectores. Esto se puede aplicar a redes sociales y a vuestras páginas web.

Otra cosa interesante que podéis hacer es reuniros, bien de manera física o virtual. Hoy en día es muy fácil quedar a través de Internet. Una hora cada mes es suficiente para hablar de estrategias de marketing, de novedades, de esa nueva editorial que está pidiendo manuscritos o de una idea nueva para tener más visibilidad.

Si eres un autor autoeditado sabrás que ganas más dinero con las copias impresas que con el ebook, aunque la inversión sea más cara. Si tienes contactos con una librería local, haz propaganda de los libros de tu grupo: cuanta más presencia física, mejor. Si eso lo hace todo el mundo, pronto podrás llegar a lugares donde normalmente la distribución no te mueve.

Si tu grupo de autores se va haciendo un nombre, no estaría de más montar un encuentro con la base de lectores que os sigue. Un evento sencillo donde reunir a todo el mundo y generar más conexión entre autores y seguidores. Además, esto suele dar presencia en medios más generalistas y todo el mundo se lo pasa bien.

Por último, generar acciones conjuntas para fechas señaladas también suele funcionar. Un ejemplo sería sacar un ebook gratis de minicuentos de amor para San Valentín o de terror para Halloween. El esfuerzo de hacerlo solo o en grupo es radicalmente diferente.

¿Qué es un cadáver exquisito literario?

  • Es un divertido juego inventado durante el movimiento surrealista.
  • Potencia la vena lúdica y grupal de la literatura.

La idea del cadáver exquisito tiene varias formas, desde quizá la más conocida, que se suele hacer con dibujos, hasta la literaria. Su idea original es la misma: una persona coge un trozo de papel y comienza a escribir (o dibujar). Cuando termina, dobla la hoja para que el siguiente participante sólo pueda ver la última línea (o trazos del dibujo). A partir de esa base, tiene que seguir escribiendo, repitiendo el proceso tantas veces como gente esté jugando. El resultado de los cadáveres exquisitos es siempre divertido y sorprendente.

Su origen no está del todo claro, aunque lo que sí es cierto es que fueron los primeros surrealistas los que lo pusieron de moda allá por 1925. Se dice que es la evolución de un juego popular llamado Consecuencias. Este divertimento era parecido, pero mucho más cerrado, ya que consistía en una serie de elementos fijos que rellenar.
En Consecuencias se contaba una historia cerrada, por ejemplo, la de un encuentro entre un hombre y una mujer, y cada participante aportaba una parte: los nombres de la pareja, un adjetivo para cada uno, en qué lugar se encuentran, lo que se dicen el uno al otro y lo que el resto de la gente piensa de la situación.

El cadáver exquisito va más allá, ya que no existen límites creativos a lo que se quiere contar, aunque es cierto que se puede regular el número de palabras o que se tenga que usar un número de adjetivos determinado. Pero lo cierto es que siempre se buscó una experiencia rápida, espontánea y lo más subconsciente posible.

¿Y el nombre? Como no podía ser de otra forma, nació de la propia experiencia surrealista. Al parecer, la primera vez que se reunieron para jugar llegaron a una frase muy especial: El cadáver exquisito beberá el vino nuevo. Les gustó tanto que decidieron llamar de esta manera a su nuevo juguete lingüístico.

Existen otros nombres para este juego, ya que Neruda y Lorca experimentaron también con los poemas exquisitos, aplicados a la poesía; lo llamaron poemas al alimón, una manera especial de creación que nos confirmó que de lo absurdo también se puede conseguir cierta belleza.

¿Y vosotros? ¿Os animáis con un cadáver exquisito? Sólo hace falta una hoja de papel y un lápiz. Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Libros misteriosos de la historia: El Codex Rohonczi

  • De origen incierto, apareció en el siglo XIX.
  • Llevan más de cien años analizando el idioma en que está escrito.

A lo largo de la historia son varios los libros que han aparecido escritos en un lenguaje desconocido, con ilustraciones equívocas y misteriosas, creando un halo de misterio a su alrededor. De algunos de ellos se piensa que no son más que divertimentos, engaños hechos a propósito para volver locos a historiadores y académicos. Otros se mantienen en equilibrio entre la verdad y lo desconocido, como es el caso del volumen que hoy nos ocupa, el Codex Rohonczi.

La primera vez que llamó la atención fue a mediados del siglo XIX, cuando la Academia de Ciencias de Hungría recibió la donación de la biblioteca del conde Gusztav Batthýany. Su peculiar escritura e ilustraciones llamó la atención de los académicos, que trataron de rastrear su origen y significado sin demasiado éxito.
La única nota anterior sobre el libro aparece en el catálogo de la biblioteca original, datando un libro de similar tamaño en 1743; es sólo un leve indicio, ya que ahí se habla de un libro de oraciones húngaras, algo que es difícil de comprobar en el denso galimatías de su escritura.

A lo largo de las décadas, este libro ha pasado por las manos de numerosos especialistas que se han visto incapaces de entender nada de nada. ¿Es un código? ¿Es un lenguaje inventado? ¿A qué se refieren sus ilustraciones?
Con el paso del tiempo, algunos académicos han acabado por afirmar que lo más probable es que el Codex Rohonczi no es más que un engaño, una falsificación histórica con la que sacarle dinero a los ricos coleccionistas, obra del anticuario Sámuel Literáti Nemes, conocido por sus numerosos timos literarios.

Más recientemente, dos estudiosos húngaros, Gábor Tokai y Levente Zoltán, afirman que por fin han descubierto en qué está escrito el libro. Según ellos, sería un código que refiere a un lenguaje artificial. Su origen se dataría en 1593 y se trataría de una recopilación de textos religiosos, con material de los evangelios y también con material no canónico.

Quizá la presencia de esos textos expurgados por la Iglesia motivó a sus autores a codificar de esa manera el libro, para que nadie excepto ellos y sus adeptos pudieran leerlo, sin correr el riesgo de ser tachados como herejes. Un misterio que, por el momento, sigue sin resolverse.

Cuando terminas un libro, ya no te pertenece

  • Verlo publicado es dejar de ser su dueño.
  • Puede tener numerosas interpretaciones.

Existen pocas actividades más personales que la escritura. A la hora de narrar, ponemos no sólo nuestra habilidad para escribir en juego, sino también nuestros pensamientos, creencias y obsesiones. Lo más normal es que a la hora de escribir una novela tengamos en mente qué queremos de ella, es decir, qué queremos dar a entender, qué pensamos que va a significar para los lectores… todo ello dirigido por nuestra voluntad. Pues bien, tengo malas noticias para los que crean eso: cuando terminas una novela, tus intenciones desaparecen.

Puede que pienses que eres tan buen escritor que eres capaz de transmitir sin problemas la idea que tenías en la cabeza. O que esas sensaciones que quieres hacer despertar en el lector van a aparecer sin problemas justo cuando toca. O tal vez sigues empeñado en que el impacto del mensaje que has imbricado en las letras será claro e ineludible para la sociedad.

Sin embargo, la intención del autor, la intentio artis, es un hada elusiva y mitológica. Una vez has puesto el punto final y la obra ha pasado por la imprenta, llegando primero a las librerías y luego a manos de los lectores, nada ni nadie va a guiarlos para estar de acuerdo con tu visión, con tu cosmogonía tan cuidadosamente planeada.

Como se suele decir, el público es el juez final de una obra. Si eres un autor nobel te sorprenderá ver cómo cada lector le da una visión personal y única a tu libro. Sí, claro, gran parte del mensaje que has puesto está ahí, pero al mezclarse con las experiencias, bagaje y creencias del lector.

Por mucho que te empeñes en explicar en las presentaciones cuál era tu objetivo al escribir la novela, ya da igual. El consenso está al otro lado de las páginas, en la mente de los lectores. Es complicado dejar escapar una creación tan personal, pero una vez existe de manera independiente, cortados los lazos con tu mente creadora, el libro cobra vida propia y es capaz de recorrer su propio camino.

Es posible, siempre es posible, que su recorrido sea el que esperabas, pero a veces se puede torcer. Recuerda que tu interpretación, pese a ser el autor, no es la única. No discutas con los lectores pensando que no han logrado entenderte. En todo caso, habrás sido tú el que no ha logrado expresarse mejor.

Un estudio afirma que la piratería de libros no afecta a sus ventas

  • Ataca la existencia del lucro cesante.
  • El equipo estudió 240 libros publicados en formato digital.

La piratería afecta de manera notable las ventas de libros, o al menos ese el mantra que la industria editorial lleva murmurando desde la aparición de los libros electrónicos. Pero la existencia de este lucro cesante, es decir, la cantidad de libros que no se compran por haber sido pirateados, siempre ha estado en disputa. ¿Un libro pirateado es un libro que no se compra? ¿O la ratio descarga y venta tiene otros números? Pues bien, un equipo de la Universidad de Varsovia afirma que esta teoría no es tan sólida como se dice.

En 2016, este equipo decidió analizar las ventas de 240 libros disponibles en formato digital, es decir, las más expuestas a la piratería hoy en día. Para esto contaron con la colaboración de 12 editoriales que les permitieron el acceso a las cifras de venta y a los archivos.

Para comprobar el impacto de la piratería, se contó con un grupo de expertos que buscó las copias piratas en Internet de 120 de estos títulos, logrando que se retiraran de la red. De ese modo, los libros se convirtieron en muy difíciles de encontrar y descargar, a diferencia del resto de libros seleccionados para el experimento.

El resultado final es que las ventas de ambos bloques de libros, los que eran fáciles de piratear y los que no, no han sufrido cambio alguno. Los que se vendían bien seguían con los mismos números, fueran pirateados o no, al igual que los que vendían mal, con copias electrónicas o no. Es decir: la disponibilidad de copias digitales no supone un impacto real en las ventas.

Esto, de ser cierto, supondría un gran golpe para aquellos que defienden la teoría del lucro cesante y que incluso cobran compensaciones por parte del estado debido a este hecho. Además, esto dejaría la lucha contra la piratería digital en entredicho, ya que retirar los libros piratas no afecta para nada al resultado final.

De hecho, no está claro todavía el resultado del artículo, ya que no ha sido publicado y sólo han avanzado las conclusiones. Las editoriales colaboradoras todavía no han hecho declaraciones, pero el hecho de que sea una muestra tan pequeña inclina a algunos expertos a pensar que puede no ser representativa y que necesitaría de un trabajo más amplio. Además, ¿funciona igual el mercado polaco que el de otros países?

Es posible, tal y como apunta un experto en modelos de suscripción, la retirada de enlaces y webs es inútil de cara a este fenómeno, ya que los usuarios han creado sus propias comunidades en redes sociales, donde intercambian contenido fuera del alcance de las arañas que rastrean la red en busca de contenidos.

Vía: ActuaLitté

Estos grandes libros se escribieron gracias a una apuesta

  • A veces la motivación de un escritor no es tan artística como parece.
  • No hay nada como un buen desafío para desatar la creatividad.

Apuesta, desafío o reto. Nada como un poco de sana competición entre amigos para demostrar lo mucho que uno puede hacer si hay por el medio la oportunidad de ganarse unos billetes y, además, dejar claro quién es el mejor. Esto, tan habitual, no iba a ser menos frecuente entre escritores. Hoy os vamos a hablar de algunos de los libros más conocidos que nacieron a partir de una apuesta o un reto.

El año 1816 no tuvo verano, pero el grupo formado por Shelley, Byron, Mary Shelley y Pollidori no iba a quedarse sin diversión. Los cuatro, reunidos en Villa Diodati, decidieron competir entre ellos para ver quién era capaz de escribir la mejor historia terrorífica. Tras una noche entre velas y relatos fantasmagóricos, Mary Shelley escribió Frankenstein, demostrando quién era la mejor narradora entre tanto poeta consagrado.

El caso de Dostoyevski es diferente. No es que escribiera El jugador como resultado de una apuesta concreta… sino por su gran afición a visitar locales de juego y apostar dinero que, en realidad, no tenía. Acuciado por las deudas, apostó a que podía terminar El jugador en pocos meses… de no hacerlo, perdería los derechos y regalías del resto de sus obras, que no era moco de pavo. El resultado es una obra maestra de la literatura que refleja como pocas los riesgos del juego. Normal.

Tolkien y C.S. Lewis eran muy amigos y formaban parte de un grupo literario, los Inklings. Un día se retaron: tenían que escribir una obra en un género que no hubieran tratado antes. Lanzaron una moneda al aire para decidirlo, de tal modo que a Lewis le tocó una historia de viajes espaciales y a Tolkien otra de viajar en el tiempo. El resultado de Lewis fue la Trilogía Cósmica de Lejos del planeta silencioso, Perelandra y Esa horrible fuerza, mientras que Tolkien se quedó seco. Seguro que Lewis bebió gratis en su pub favorito de Oxford durante una buena temporada.

La hermana de Agatha Christie, Madge, la desafió a escribir una historia de misterio en la que el lector fuera incapaz de averiguar quién era el asesino, pese a contar con las mismas pistas que el detective. Christie, por aquel tiempo voluntaria como enfermera en la I Guerra Mundial, aceptó el reto, escribiendo El misterioso caso de Styles, su primera novela.

Entrando en el terreno de la leyenda, se cuenta que una vez, durante una comida de escritores, alguien lanzó el reto de contar una novela en sólo 6 palabras. Hemingway se levantó y dijo: “Se venden zapatitos de bebé, sin usar”. Luego se levantó y empezó a recoger billetes de 10 dólares del resto de comensales, incapaces de superar este excelente minicuento.

Vía: Electric Lit

Cómo salvar tus libros tras una inundación

  • Hay maneras de recuperar libros húmedos y mojados.
  • Hay que tener especial cuidado con los ilustrados.

Bien sea porque tu casa se ha visto afectada por una lluvia torrencial o bien sea porque se ha roto una tubería y todos tus libros se han mojado, lo cierto es que existe una solución para recuperar nuestra biblioteca y dejarla casi como nueva. Eso sí, es un trabajo delicado que tenemos que hacer poco a poco y que la Universidad de Austin ha resumido en un sencillo procedimiento que os resumimos aquí.

El primer consejo es que guardemos los libros en el congelador. Esta acción hace que el moho no pueda crecer y los deja tal cual los metemos, sin que se degraden más. De esta manera podemos trabajar con el resto de la casa, que es más que probable que necesite nuestra atención. En cuanto podemos, los libros estarán allí, esperándonos.

Si un libro está muy, muy mojado, no intentes abrirlo. Mantenlo cerrado y ponlo en equilibrio sobre la base para que escurra toda el agua que tenga. Poner algunas hojas de papel absorbente debajo es recomendable, igual que acercar un ventilador para que se vaya secando más deprisa.

Si un libro está sólo un poco mojado y húmedo, lo mejor es abrirlo con cuidado y poner una hoja de papel absorbente cada 20 páginas, aproximadamente. Hay que vigilarlo de vez en cuando e ir cambiando el absorbente con cuidado de no romper las páginas más mojadas.

Si el libro está casi seco, un buen truco es ponerle un poco de peso encima para que escurra todo el exceso de agua que todavía pueda contener. Ojo, no os paséis con el peso o pegaréis las páginas que estén húmedas. De nuevo, hay que buscar zonas bien ventiladas para hacer todo el proceso.

En el caso de que tengamos un libro con ilustraciones en papel cuché, u otro tipo de papel más acartonado, hay que tener especial cuidado, ya que es muy fácil que estas páginas se peguen y se rompan si no las separamos lo antes posible. A la hora de dejarlos secar, lo ideal es poner una hoja de papel encerado -como el papel de horno- entre ellas.

¿Cuándo se nos puede complicar más la recuperación? Si la inundación iba acompañada de barro. Es muy difícil sacar las manchas de las páginas embarradas, pero si le dedicas el tiempo suficiente, es posible que puedas salvar alguno de tus libros más queridos.

Vía: Chron

El misterio del Manuscrito Voynich al descubierto

  • Un historiador afirma haber encontrado las claves del texto.
  • Sería un libro sobre medicina compuesto de varias fuentes.

Desde su descubrimiento, el Manuscrito Voynich ha supuesto todo un enigma para el mundo entero. Desde el extraño lenguaje utilizado a las numerosas ilustraciones que parecen no tener conexión, su misterio ha levantado pasiones y provocado numerosas interpretaciones. ¿Libro dictado por alienígenas? ¿Guía de una misteriosa organización secreta medieval? Lo cierto es que el historiador Nicholas Gibbs acaba de presentar la más coherente y sencilla explicación sobre este manuscrito.

La investigación surgió a partir de un encargo de una cadena de televisión, que ha financiado el trabajo de Gibbs. El análisis del manuscrito es mucho más sencillo que antes, gracias al trabajo de digitalización de la Universidad de Yale. Hoy en día se puede analizar el libro al detalle sin salir de casa.

Bien, la primera clave de Gibbs se centró en el lenguaje. Muchos se han obsesionado con el idioma del manuscrito, pero en realidad parecen ser abreviaturas en latín de términos más amplios. Hay referentes conocidos que son iguales que los que aparecen en otros textos, como el Herbarium Apuleius Platonicus. Aq sería aqua, dq, decoctio, con, confundo o ris, radacis. La suma de estas abreviaturas da como resultado palabras sin sentido… si no se sabe de qué se está hablando.

Las imágenes eran otro de los grandes enigmas. Gibbs descubrió que algunas de ellas le recordaban a otros viejos textos latinos y griegos. Acudió a dos de los más famosos libros de medicina, el Trotula y el De Balneis Puteolanis, encontrando que varios de sus dibujos estaban copiados de estos originales. Una técnica, por otra parte, de lo más común en su época.

Una vez que tenía las abreviaturas latinas descifradas y las ilustraciones sobre medicina, Gibbs sumó dos y dos. El Manuscrito Voynich hablaba de plantas y medicinas. Eso unido a las imágenes de mujeres en baños, le dio la idea de que era un texto sobre ginecología y otros remedios pensados en exclusiva para las mujeres. Los detalles sobre astrología, que muchos no entendían, se explican dentro de las creencias médicas medievales, en las que los astros tenían importancia para los tratamientos.

Según Gibbs, el Manuscrito Voynich es una obra recopilatoria sobre la salud femenina, una obra construida a partir de libros clásicos sobre medicina general. Los motivos de su aparente misterio, al final, podrían ser atribuidos a que, en realidad, el libro está incompleto. Faltan páginas tan importantes como el índice, donde se marcarían los temas de manera correcta.

Quizá nos encontramos ante un libro de notas creado por un especialista de la época, donde apuntó los tratamientos y recetas que había ido encontrando a lo largo de toda una vida como galeno. Ahora sólo falta que el resto de la comunidad académica analice las conclusiones de Gibbs y de por buenas sus explicaciones.

Vía: Ars Technica

Las doulas de los libros, la nueva profesión del mundo literario

  • No son ni agentes ni editores. O al menos eso dicen.
  • Trabajan para ayudar al escritor a terminar su libro.

Una doula, en su sentido más tradicional, es una persona de gran experiencia que da apoyo emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y las semanas posteriores. No tienen que tener titulación médica, sino que su trabajo es más psicológico, ayudando a crear un buen ambiente familiar y trabajar mano a mano con la futura madre para hacer el proceso más llevadero. Pues bien, dejando a un lado que doula viene del griego dula (esclava), esta idea del apoyo y el buen ambiente ha llegado a otros ámbitos, siendo el más reciente el del mundo del libro.

En un mundo lleno de coachs, managers, proactive agents y personal trainers -entre otros abstrusos anglicismos-, empeñados en hacernos más creativos, más originales, más comerciales y más de todo, no es de extrañar que también las doulas se hayan hecho un hueco más allá de asistir en los embarazos. En lo que concierne al mundo literario, han llegado para ayudar en otro tipo de parto: el de un libro.

Sin duda, apelar al frágil momento de un escritor cuando está terminando un libro no es casual. Esas semanas de zozobra, cuando no sabes si lo que has escrito merece la pena o es un montón de locuras sin sentido, puede dejarte confuso y sin saber qué camino coger. Ahí llega la doula, para apoyarte en esos días complicados.

Según Ali Lawrence, editora, coach de escritura y doula, su trabajo consiste en encontrarse con los clientes cuando están vulnerables, dándoles guía, apoyo, empoderamiento y ayudándoles a alcanzar sus objetivos literarios. Se ve a sí misma no como una consejera, sino como una compañera que ayuda a lograr terminar un libro. De hecho, ayuda no sólo de manera psicológica, sino que también diseña portadas, maqueta y se encarga de los pequeños detalles de edición.

Al parecer, casi podríamos decir que es ahí donde una doula se puede ganar el sueldo. Muchos autores rechazan usar este tipo de ayuda, aunque quizá en la parte técnica sí que puedan ser de ayuda para escritores que se dediquen a la autoedición y quieran ver sus libros terminados en un parto sencillo que no incluya aprender a editar.

Una moda curiosa, que a priori no parece que pueda prosperar, pero claro, quién nos iba a contar hacer veinte años el triunfo actual de la programación neurolingüística y el mindfulness en numerosos ámbitos de la vida. Quién sabe si ser doula literaria será el nuevo refugio para los profesores de talleres literarios.

Vía: The Guardian

Este sitio web te permite juzgar a los libros por sus portadas

  • ¿Te crees libre de prejuicios?
  • Al final también nos juzga a nosotros.

“No juzgues nunca un libro por su portada” es uno de esos refranes que, si bien sirve para los libros, también nos inculca no juzgar a la gente por su apariencia. Lo que está claro es que es muy difícil abstraerse de una terrible portada con tipografía comic sans y una foto sacada por un mono borracho. Esto es así. Por eso es interesante ver qué sesgo tenemos usando esta divertida web: Judgey.

Esta página nos propone un juego interesante. Nos muestra varias portadas de libros -algunas realmente horribles- y nos anima a que los valoremos de acuerdo con la puntuación que creemos que tienen en Goodreads. Una vez hemos metido nuestra valoración, nos dice lo que nos hemos acercado a la realidad. Lo único malo es que, por el momento, todos los títulos son de libros en inglés y muchos de ellos no nos van a sonar de nada. Aunque quizá es algo todavía más interesante, ya que sólo nos vamos a fijar en la portada, al no tener ni idea de quién es el autor.

Cuando completas el proceso de votación, Judgey valorará nuestros prejuicios y gustos a la hora de valorar las portadas. En mi caso, la respuesta ha sido que sé exactamente lo que me gusta y lo que no me gusta. Lo que parece ser casi todo. No puedo sino estar completamente de acuerdo con esta valoración de la web.

Lo cierto es que, con el incremento del número de libros publicados, cada vez es más difícil destacar entre tanta novedad. Usar una portada atractiva, o, por lo menos, bien diseñada, es una de las primeras opciones que hay que manejar. Sí, no hay que juzgar un libro por su portada, pero que tire la primera piedra el que sea capaz de no tenerla en cuenta.

Más información: Judgey

La lista del New York Times vuelve a ponerse en duda

  • Lleva varios escándalos seguidos.
  • Una importante editorial se retira de sus listados.

La lista de los libros más vendidos del New York Times es uno de los referentes más importantes de la industria editorial mundial. Aparecer en ella ya es sinónimo de éxito, pero alcanzar un número 1 supone el pistoletazo de salida para alcanzar el mercado internacional y conseguir un auténtico superventas. En las últimas semanas, la lista del New York Times ha sido puesta en entredicho por varios motivos.

El primer de ellos fue la denuncia de la aparición en el listado de un libro de fantasía juvenil que venía de la nada: autora casi desconocida, editorial primeriza, campaña de marketing inexistente… ¿cómo había alcanzado la lista de los más vendidos? Pues a través de técnicas nada recomendables.

Lo cierto es que desde hace años que se sabe cómo manipular los listados del New York Times y otros diarios, que trabajan directamente con librerías de todo Estados Unidos para recopilar los datos de ventas. Si una editorial sabe qué librerías colaboran con el diario, la idea es conseguir que hagan pedidos más grandes de lo normal para atender presentaciones o eventos. Esto genera una gran alteración de las ventas normales que se extrapola a la lista.

Con algunos contactos y una pequeña inversión de dinero, se puede colar un libro en todo lo alto de estos listados. ¿Qué ocurre? Que cuanto más desconocido es el autor y la editorial, más sospechas levanta. En el último caso ocurrido, era más que evidente.

Pero tras esta denuncia, que le quita ya algo de prestigio a la lista, se ha unido al acoso y derribo la editorial Regenery, que cuenta con algunos libros superventas en su haber. Hay que dejar claro que esta editorial es de corte muy, pero que muy conservador, rozando la ultraderecha, y que el New York Times estaría mucho más a la izquierda.

Pues bien, Regenery ha denunciado que varios de sus libros, con temas sobre el origen nazi de la izquierda estadounidense o cómo la sharia va a llegar a tu barrio, se están vendiendo muy bien, pero que eso no se ve reflejado en el NYT. Según ellos, están siendo discriminados por cuestiones ideológicas y han decidido retirar cualquier referencia del diario. Es decir, nunca más se usará el famoso término “superventas del NYT”.

El diario, por su parte, ha dicho que no se dedican a manipular la lista de superventas y que otros autores de ideología derechista suelen aparecer allí sin problemas. La discrepancia surge por los datos de la consultora Nielsen, que son los que usa Regenery, y los recopilados a mano por el NYT.

Lo que resulta curioso es que en pleno siglo XXI las cifras de venta de los libros sean algo tan misterioso y etéreo que nadie parece ser capaz de dar con una cifra correcta. Los intereses publicitarios suelen hinchar las cifras, pero luego a los autores nunca les cuadra bien con la realidad de los pagos. Sean superventas del NYT o no.

Las mejores detectives creadas por autoras

  • En la novela policial encontramos personajes femeninos protagonistas.
  • Hay que destacar series que son poco conocidas.

Dentro de la novela policial y detectivesca cada vez es más patente la importancia de escritoras que se están adueñando poco a poco del género. El misterio, el asesinato y las relaciones personales parecen un terreno abonado para toda una generación de nuevas escritoras. Pero esta tendencia no es nueva, y a lo largo de las últimas décadas podemos encontrar autoras de gran éxito que, además, han escogido a mujeres como protagonistas.

Sue Grafton es conocida por su larga serie de novelas del abecedario, en la que cada misterio va relacionado con una letra. Desde A de Adulterio a X de rayos X, Grafton lleva desde 1982 desgranando asesinato tras asesinato con gran éxito. La protagonista de sus libros es la investigadora privada Kinsey Millhone, una mujer de mediana edad con dos divorcios en su vida y poco tiempo para tonterías. Un personaje complejo y muy bien descrito.

Asa Larsson es una de las autoras nórdicas más vendidas en todo el mundo gracias a títulos como Aurora boreal, Sangre derramada o Sacrificio a Mólek. Ha sido traducida a numerosos idiomas y tiene todavía mucho recorrido por delante, lo mismo que su protagonista, Rebecka Martinson, una abogada que no para de verse envuelta en complicados casos, con un pasado familiar terrible. Un personaje duro, pero con una historia personal que se va desgranando poco a poco.

Con Post mórtem, novela publicada en 1990, Patricia Cornwell daba el primer paso en una carrera que hoy en día ha superado los 20 casos protagonizados por Kay Scarpetta. Esta forense comienza sus aventuras con 40 años, divorciada y amante de la cocina italiana. Además, no deja títere con cabeza cuando inicia una investigación.

Si tuviéramos que elegir una investigadora clásica, esta tendría que ser Miss Marple, creación de Agatha Christie. Esta sería el ejemplo anterior al mundo moderno, ya que Miss Marple es una detective amateur, que actúa desde el margen del mundo policial. En sus tiempos, la idea de una mujer inspectora de homicidios o jefa forense… era ciencia ficción.

En castellano, no podemos dejar de lado la primera inspectora de policía de ficción que apareció en España, Petra Delicado, creación de Alicia Giménez Bartlett. Ritos de muerte (1996) supuso un antes y un después en la novela negra española escrita por mujeres. Competente, dura y con una vida personal complicada que quiere dejar atrás, sus novelas son imprescindibles.

Si te equivocas al escribir, la culpa es de un demonio medieval

  • Titivillus es siervo de Belfegor y Lucifer.
  • Le encanta poner erratas en los textos.

Quién no ha revisado un cuento, una novela o un ensayo y se ha encontrado con una serie de erratas que le parecen del todo imposibles. Letras que aparecen de la nada, comas que se transforman en paréntesis, palabras que nadie había escrito y que no tienen sentido en mitad de una frase… Está claro que no es normal. Esto lleva pasando desde la Edad Media, donde tenían claro quién era el culpable verdadero de todos estos errores: el demonio Titivillus.

La primera referencia que podemos encontrar de este curioso diablillo se remonta a 1285, cuando aparece en una nota del Tractatus de Penitentia, de Johanes Galensis. De hecho, se hizo muy popular entre los escribas de la época, llegando a ser considerado como su “demonio patrón”, ya que ante cualquier error incomprensible siempre aparecía como culpable.

En España podemos encontrar también el rastro del diablillo, ya que hay una representación pintada en una tablilla de 1485 en el monasterio de las Huelgas de Burgos. Allí tiene la apariencia de un diablo que carga con un hatillo lleno de libros. El demonio dio el salto a la comedia y aparece en numerosas obras satíricas.

El caso más curioso atribuido a Titivillus es la publicación de la llamada Biblia Malvada. Corría el año 1631 y durante la impresión de una versión de la Biblia del Rey Jacobo, algo pasó con las palabras sagradas de los mandamientos. Vamos, que se les olvidó poner la palabra “no” junto a “cometerás adulterio” en el séptimo mandamiento. Os podéis imaginar el revuelo que se montó en la época. Titivillus se llevó las culpas, pero los impresores no se libraron de una buena multa.

Este demonio, que al parecer se alimenta de palabras y letras e incita a escribir palabras soeces e innecesarias, ha acompañado al gremio de editores e impresores desde entonces, aunque hoy en día es difícil venderle a un cliente que ese fallo de la impresión es debido a la acción de un maldito diablillo hambriento que se ha colado dentro de la impresora offset.

Si Kafka hubiera tenido una apisonadora todo habría sido diferente

  • Muchos autores han querido que su obra póstuma fuera destruida.
  • Terry Pratchett pidió que una apisonadora a vapor destruyera su disco duro.

Ser escritor no es tarea fácil. Depende mucho de la propia capacidad crítica, que en ocasiones lleva a un autor a desechar su propia obra. Es más, en el caso de que dicha obra esté sin revisar, o incluso terminar, esa sensación se engrandece. Muchos autores a lo largo de la historia de la literatura han dejado claro su deseo de que su trabajo inédito sea destruido, aunque la mayoría de las veces su voluntad no ha sido respetada.

Está claro que sobre la obra inédita de un autor conocido existe un gran interés económico además del meramente literario. Se puede hacer mucho dinero con una obra desconocida que aparece de la nada, y eso lo sabe bien la industria editorial y los herederos de los derechos de autor, que incluso son capaces de permitir que nuevos autores revivan personajes clásicos, como ha pasado con Poirot, por ejemplo.

Quizá el caso más conocido de un autor que pidió ver su obra arder en las llamas y del que pasaron olímpicamente es Franz Kafka. Su amigo, Max Brod, se quedó con todos sus papeles y desde entonces se han ido publicando varias novelas inéditas. Todavía queda bastante material por sacar a la luz.

Poco antes de su muerte, Vladimir Nabokov entregó el manuscrito incompleto de El original de Laura a su mujer Vera, con instrucciones precisas para que lo destruyera, algo de lo que fue incapaz. El original se mantuvo en la familia hasta 2008, cuando su hijo Dimitri decidió publicarlo. La crítica encontró el libro flojo y sin pulir. Vamos, lo que Nabokov ya sabía en 1977.

Ambos escritores habrían firmado la última voluntad del autor británico Terry Pratchett, conocido por su serie de fantasía humorística de Mundodisco. A día de hoy cuenta con una verdadera legión de fans, por lo que un solo libro de esta serie se vendería por una auténtica millonada. Pero Pratchett ya lo tenía previsto, así que ordenó que el disco duro de su ordenador, donde almacenaba varias obras incompletas, fuera aplastado por una apisonadora a vapor.

Su hija, Rihanna Pratchett, ha manifestado en varias ocasiones que iba a cumplir con la voluntad de su padre. La serie de Mundodisco se acaba con su padre, nadie va a continuarla. Es la obra de una vida, y así se queda. Hace pocos días, en un ambiente festivo, el disco duro fue reducido a unas finas láminas por una apisonadora al más puro estilo steampunk.

Hoy en día se siguen sacando novelas incompletas, ensayos sin revisar y cuentos olvidados, sin contar con el visto bueno del autor original, muerto y enterrado. A algunos, como Bolaño, supongo que les haría hasta gracia ver cómo se dejan el dinero en sus peores trabajos. Otros, como David Foster Wallace, esperarían a su editor a la puerta de casa con un bate de béisbol.

¿Qué os parece? ¿Prima el conocer toda la obra de un autor sobre sus propios deseos? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Consejos que no deberías tener en cuenta para ser escritor

  • Existen muchos mitos alrededor de la figura del escritor.
  • Al final lo mejor es encontrar tu propio camino.

Es difícil saber en qué momento decides ser escritor. Normalmente es un proceso que surge en tu interior a medida que lees, piensas y descubres que quieres compartir todas esas ideas que llevas dentro. Eso puede suceder a los seis años o a los cincuenta, la edad no es determinante. Pero lo más seguro es que a lo largo del camino recibas miles de consejos sobre cómo convertirte en escritor, muchos de ellos de gente bienintencionada, pero muy equivocada.

Eres demasiado mayor para ser escritor.

Este consejo es un clásico. Por lo visto, si pierdes el tren de las listas generacionales que aparecen en las revistas literarias, no tienes nada que hacer. ¿Quién va a publicar a un desconocido de 40 años? ¿Cómo vas a escribir algo bueno si no has tecleado nada en las últimas décadas? Tonterías. Puedes mirar los listados de futuros maestros de la literatura de hace 20 años y contar con los dedos de una mano los que hoy en día han triunfado. Y no hay nada malo en comenzar a escribir después de un largo parón. Cuesta un poco ponerse al día, pero ya está. No estamos hablando de mecánica cuántica.

Si escribes, tu familia va a sufrir mucho tus ausencias.

Dicen que escribir es un arte solitario, y es cierto. Hay que dedicarle un tiempo al día, o a la semana, para poder terminar algo. Pero bueno, nadie le pone pegas al que se va a ver el fútbol, construye maquetas de trenes o es miembro de una asociación gastronómica. Que nadie piense que un autor desaparece durante horas al día y deja a sus seres queridos abandonados. El supuesto egoísmo del escritor no es más que una leyenda urbana.

Nadie lee hoy en día, así que no hace falta que escribas.

En realidad, se lee mucho más que antes. Otra cosa es saber quién lee, qué lee, dónde lee y cómo lee. Pero leer, se lee. A todos nos gustaría que leyeran exactamente las cosas que escribimos, pero no siempre es así. Pero eso, de todas formas, no puede afectarte. Ser escritor es algo que haces tú, no algo que se defina por lo que hacen los demás. Si te gusta contar historias, si tienes ganas de escribir, hazlo. Que nadie te diga que no vale la pena porque no se lee.

Para ser un buen escritor tienes que dedicarte a ello por completo.

Hay gente que piensa que lo mejor que puedes hacer es dejarlo todo y dedicarte sólo a la literatura, si es que piensas tener éxito. Eso es comenzar una casa por el tejado, así de claro. Aunque hayas publicado un par de libros y hayan funcionado bien, hay que hacer muchos números para vivir de la escritura. Además, no es necesario. Hay que dedicar tiempo y esfuerzo, pero no hace falta estar más de 8 horas todos los días sin parar.

En resumen, lo mejor que puedes hacer es escuchar los consejos que te den otros autores y quedarte con lo que mejor se adapte a tu vida. En algo tan personal como la literatura, cada uno acaba por personalizar hasta el último detalle de su vida, de su rutina, a la escritura. Hay quien termina sus libros en un hotel y el que escribe a mano con lápiz; el que lee los diálogos en voz alta y el que deja los manuscritos reposar durante un año antes de revisar. Encuentra lo que más te interese y aplícalo.

Filos mortales, de Joe Abercrombie

  • Relatos de fantasía, duros y con un gran sentido del humor.
  • Abercrombie ahonda en la biografía de personajes secundarios.

Sin duda, Joe Abercrombie se está convirtiendo a pasos agigantados en uno de los autores de literatura fantástica más conocidos de los últimos años. Sus novelas cargadas de violencia, grandes personajes y un negro sentido del humor se han convertido en auténticos referentes para miles de aficionados. Una de las grandes bazas del autor es su capacidad para crear un mundo coherente y detallista, compartido por todos sus personajes. Ese es uno de los grandes atractivos de Filos mortales.

En el resto de obras de Abercrombie encontramos unos personajes principales más grandes que la vida. Épicos. Profundos. Imparables. Capaces de cambiar el curso del mundo sólo con sus acciones. Pero en Filos mortales todo cambia, ya que la atención, el foco, cambia de los grandes protagonistas a los grandes secundarios, personajes con vidas que discurren a lo largo de la narrativa que ha desarrollado en el resto de sus libros.

El libro es una antología de relatos, muchos de los cuales siguen a los mismos personajes, en un claro homenaje a otros grandes de la fantasía épica, como Fafhrd y el Ratonero Gris de Fritz Leiber, explorando otros aspectos menos grandilocuentes de ese mundo feroz que tanto le gusta a su creador, pero sin dejar de lado la aventura y el sentido de la maravilla.

Así pues, podemos ver el pasado de personajes como el temible Sand dan Glokta antes de su caída y transformación en inquisidor, o seguir a Cunden Craw y su grupo de norteños saqueadores tratando de completar un trabajito no exento de muerte y destrucción. Quizá sea la historia de Shevedieh, la ladrona, compañera de Javre, la Leona de Hoskopp, la que da más coherencia al libro. También hay apariciones estelares, como la del fiero y desquiciado Nuevededos en sus peores momentos.

Si bien es un libro que puede ser leído sin tener en cuenta el resto de novelas del Círculo del mundo, gana muchísimo si ya se conocen los personajes y las tramas secundarias. En cuanto al estilo, el formato corto permite a Abercrombie contar historias más medidas, que se disfrutan como los pequeños divertimentos que son.

El archivo de George R.R. Martin está disponible para todos sus fans

  • La Universidad de Texas tiene cientos de documentos del autor.
  • Las claves de Juego de Tronos pueden estar allí ocultas.

George R.R. Martin lleva mucho tiempo preparando la sexta entrega de Canción de Hielo y Fuego, Vientos de invierno, y la verdad es que muchos de sus fans están al borde del infarto, sobre todo después de que la serie de televisión haya escogido su propio camino, dejando a un lado la narrativa del autor estadounidense. Pues bien, si eres un fan total de su obra y quieres rebuscar en sus notas para encontrar pistas, estás de enhorabuena.

La Universidad de Texas es la depositaria del archivo más grande de George R.R. Martin, ya que en 1993 recibió una donación de más de 300 cajas de papel con documentación del autor. Estamos hablando de sólo tres años antes de la publicación del primero de los libros de Canción de Hielo y Fuego, pero está claro que tiene que contener mucho material sobre la saga.

No sólo hay papeles, notas y esquemas: la donación incluye 1.300 libros que forman la base narrativa sobre la que Martin ha trabajado toda su vida. Desde la universidad se está haciendo un llamamiento para que los estudiantes, y el público en general, acuda a revisar estos papeles para ver si pueden encontrar pistas, líneas narrativas o cualquier cosa que quieran buscar.

Es, según la universidad, una oportunidad única de acceder al material original, sin retocar, de uno de los autores más populares de la actualidad. Todo el personal bibliotecario está esperando con los brazos abiertos a los fans para ayudarles en sus investigaciones.

Y es que por mucho que los fans de la serie sean legión, los de los libros no se quedan atrás. Según Martin, hay muchas diferencias entre ambas series. Por ejemplo, más de 20 personajes muertos en televisión están vivitos y coleando en el siguiente libro. Esos es una gran, gran diferencia.

Si nada se tuerce, el siguiente libro de Martin aparecerá el año que viene… aunque no es la primera vez que los plazos se alargan unos meses. ¿Qué os parece esta noticia? ¿Os gustaría acceder a las notas de Martin? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: The Guardian

No, Manuel Bartual no ha inventado la tuiteratura. Pero da igual

  • Su narración ha arrasado en Twitter.
  • Pocas historias han tenido tanto alcance mediático.

Manuel Bartual no es ni un novato ni un desconocido a la hora de contar historias. Más de diez años en las páginas del jueves y numerosos guiones dejan claro que nos encontramos ante un autor experto. Sin embargo, con su historia recién publicada en Twitter, un largo hilo de suspense aprovechando unas vacaciones, le ha convertido en uno de los autores más leídos en castellano de lo que va de década.

Recapitulemos un poco. La narrativa en Twitter, que ha sido llamada de varias maneras, siendo nuestra favorita la de tuiteratura, nace casi al mismo tiempo que la propia red social. A lo largo de los últimos años, se ha aprovechado la versatilidad de este medio para contar historias a base de mensajes de 140 caracteres, fotos e incluso vídeos.

De hecho, en inglés y en castellano se han reescrito obras clásicas en Twitter, algunas de manera literal y otras “livetuiteando”, es decir, explicando la obra como si la contaran otra vez, adaptándose al medio. Otro subgénero, al que se adscribiría la obra de Bartual, es el tuisterio, es decir, una obra de ficción que se va contando en tiempo real a base de tuits.

Existen numerosas cuentas en Twitter que practican una forma u otra de tuiteratura con mayor o menor éxito, pero ninguna otra en castellano había alcanzado estas cotas de popularidad. Hay que tener en cuenta que su historia ha sido Trending Topic durante varios días acumulando decenas de miles de retuits y comentarios.

¿A qué se debe su éxito?

Bien, la mayor parte del éxito en toda obra cultural se debe a la suerte, a aparecer en el momento justo con la historia correcta. Aunque para eso, claro, tienes que tener preparado un buen producto. En el caso de Bartual, a mi entender tiene dos grandes aciertos. El primero, usar un tuisterio, como ya hemos dicho, marcando los tiempos y los tuits de manera magistral. El segundo, convertir la historia en una suerte de creepypasta, esas historias de terror urbano tan de moda entre la gente joven.

El que cualquiera pudiera identificarse con él como protagonista es fundamental. Es una historia de miedo clásica, sencilla, bien narrada y que, como literatura, no aporta absolutamente nada nuevo. Ahora, dentro de la tuiteratura y los nuevos modos de narrar, con vídeos, fotos y mucha interacción, resulta una buena síntesis de todos los experimentos que ya existían en la red.

Es posible que esta historia sea la primera en castellano que ha dado, posiblemente sin querer, con algunas de las claves necesarias para que el tuisterio diera un salto y llegara a miles de personas, preocupadas por el destino de ese Manuel Bartual real o ficticio que tuiteaba sobre hombres altos (como en la mítica película Fantasma) y dobles malvados.

Las ramificaciones culturales.

Quizá un aspecto de este tipo de narraciones que resulta incontrolable para sus creadores, sea también muy interesante. Contar historias en las redes sociales puede llevar a que otras personas decidan participar de la narración a su propia manera. Alrededor de la cuenta de Manuel Bartual han aparecido otras pertenecientes a empleados del hotel o incluso un segundo Bartual que seguía con la historia desde otro punto de vista al del original. ¿Confusión? ¿Participación? ¿Dónde empiezan y acaban las historias cuando no puedes controlarlas?

A partir de ahora es posible que veamos muchas historias que traten de captar la atención de los tuiteros de la misma manera, aunque no sé si el género está tan maduro como para reproducir el mismo éxito, al menos con los mismos medios y sencillez. Es posible en el futuro haga falta mucho más esfuerzo para conseguir un efecto duradero. Más o menos como en cualquier otra forma de comunicación.

Páginas